domingo, 22 de diciembre de 2013

Respuesta a José Vicente Navarro Rubio sobre una postal que muestre el dolor que producen las concertinas

Las espinas de Jesús y las concertinas


“Me dice mi amigo José Vicente:


"Estimado amigo, te escribo para decirte  que en estas navidades que entran, deberíamos, todos aquellos que sentimos vergüenza, alzarnos contra esa medida tomada por los dos últimos gobiernos de España en lo que se refiere a colocar en las vallas de entrada al territorio nacional cuchillas, para que se desuellen en ella los seres humanos que solo buscan un poco de pan y las miserias de nuestra hipotética riqueza.

Esta medida tan poco cristiana y tan propia de intelectos, sacados de las calderas del infierno, me recuerda a las tomadas por los nazis en  los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Igual da como forma de aniquilamiento que el instrumento en uso sea el gas, el tiro en la nuca, o las cuchillas. Los principios son los mismos: causar dolor y si se puede la muerte. Creo que este disparate es un verdadero atentado contra la humanidad y más  a sabiendas de que las cuchillas pueden llegar a matar. Por ello, tú que eres un artista, podrías, como regalo de reyes fabricar en tu blog una valla que en vez de cuchillas tuvieran escaleras que llevaran a regalos de reyes magos y deseos. Te dejo. Tu imaginación es grande. Ese sería para estas navidades el regalo de reyes que te pido. Sería una buena postal para felicitar las navidades. “


Respuesta:

No soy capaz de expresar con palabras el dolor que deben sentir esas personas que desesperadas se desangran por criminales decisiones. Utilizas bien la palabra desollar, pues es eso lo que provocan en esas personas que llegan de África, el  desollamiento de humanos.   Practica que en la antigüedad era usada como método de tortura o asesinato, dependía de la cantidad de piel que se arrancase o de la sangre que se derramase.  Esa cruel práctica estaba en los manuales de la Inquisición, que nada tenía de santa y sí mucho de criminal y parecía desterrada de los manuales de los crímenes contra la humanidad modernos, desgraciadamente como podemos comprobar prácticas que forman parte de los tiempos oscuros de nuestra historia regresan de la mano de personas que supuestamente se hacen llamar cristianos, personas de rosarios y misas dominicales, pero que no tienen ni conciencia ni como cristianos ni mucho menos como personas. 
No es solo en la Navidad, debemos sentir vergüenza o alzarnos contra medidas que como muy bien dices parecen sacadas  de las calderas del infierno que recuerdan las llevadas a cabo por los nazis en los campos  de concentración,  sino todos los días de nuestra vida y contra todas esas medidas que nos llevan a tiempos pretéritos de tan malas como criminales prácticas.

La desesperación no puede  eliminarse con criminales cuchillas.  No soy capaz de añadir nada a lo dicho por  ti. Posiblemente quien se dice cristiano y mantiene esas concertinas deberían leer un poco el Nuevo Testamento y luego decir si  realmente es cristiano.  Porque en mi opinión, como en la tuya,  sirve al diablo, al peor de ellos, al más criminal, al dinero.  Pero no podemos pedirles ni caridad cristiana ni mucho menos humana, si cuando hipócritamente van al funeral de uno de los mayores luchadores por la justicia, lo único que les inspira tan gran perdida, el “bonito momento de estar en el estadio donde gano la Roja el mundial”.  Debería haberse levantado Mandela de su féretro y con un látigo de fuego haber expulsado a todos aquellos representantes de los “Mercados” del templo, a todos aquellos que están provocando en sus pueblos desmanes contra los que él lucho.

Espero que el montaje te sirva, a mí me ha dolido hacerlo, me ha transmitido el dolor y la desesperación de esas personas, del mismo modo que transmite dolor Jesús en la cruz. Sería bueno que esas personas que se dicen cristianos fuesen capaces de percibir lo que yo he querido decir con este montaje y lo que también expresas tú con tus poesías.

Tu amigo.

Paco Arenas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...