lunes, 20 de enero de 2014

Elegía por Adolfo Carretero - Poesía

Mirando Pinarejo desde las costas de Ibiza

Hace ahora un año, el nombre de Adolfo Carretero surgió en el Foro –Ciudad de Pinarejo, mi mala memoria, me jugo una mala pasada, precisamente en un debate que había abierto yo, con el nombre de: “Ejercicios de memoria, aquel Pinarejo del recuerdo”, de  la mano de alguien que se hacía llamar "Pirarejo1974" y que reivindicaba el nombre  de Adolfo como el de una buena persona  y un buen vecino de Pinarejo y por tanto resultaba extraño que los foreros que participábamos en foro no le hubiésemos siquiera nombrado.
Yo en esos momentos no recordaba quien había sido Adolfo Carretero a pesar de que ambos habíamos nacido en lo que en un tiempo fue una misma casa, que termino dividiéndose en dos.   La delantera, donde nació Adolfo, con fachada a la calle Nueva y el corral y los porches al mirador de la Divina Pastora. La  otra con una única fachada al Mirador de la Divina Pastora, donde nací unos años más tarde yo.  Ambas casas compartían extrañamente una parte del solar , la cuadra de la casa de la casa de los padres de Adolfo compartía espacio y solar, en su parte alta con el pajar de la casa de mis padres.

Pronto de aclaro el misterio y supe quien había sido Adolfo y por supuesto que le conocía.  Realmente era una buena persona y un buen vecino de Pinarejo y de donde vivió. y era, pues aunque yo no creo en otras vidas, si considero que las personas cuando dejan esta vida, permanecen vivas mientras que las personas que les quisimos las recordemos y seamos capaces de emocionarnos con su recuerdo.

A Adolfo le recuerdo siempre alegre, creo que aficionado a la caza y a los perros.  Me  lo imagino, con las raíces muy profundas, trasplantado a la segunda patria de los pinarejeros, a Ibiza, mirando muchas tardes desde las costas de Ibiza el mar e imaginándose al otro lado del horizonte un pueblo manchego del sur de Castillla, Pinarejo.
 Espero que esta ¿poesía? os guste, no soy poeta, ni entiendo de poesía, es por ello por lo que no me atrevo a decir que lo que yo escribo es tal y siempre le pongo las interrogantes.

Elegía por Adolfo Carretero (Poesía)

Arrastran  su espíritu
pájaros que fecundan los surcos,
atravesando el mar
un mes de julio.
Llevan la vida que se escapa
para sembrar las tierras de La Mancha
de conchas y algas.


El arado destrozado sobre el barbecho,
se cansó de esperar
las manos robustas
del campesino,
seguro de no volver a arañar los rastrojos.
Adolfo de nuevo correrá
Junto a sus galgos por montes y vallejos.

De la calle Nueva a la Divina Pastora,
se les espera y se le llora…
No llores por mí,
 siempre fui alegría.
Corre, corre, cabalgando entre las nubes,
te espera la tierra de La Mancha
a la sombra del molino.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...