lunes, 27 de enero de 2014

Surcos en las manos,poesía del labrador.





Recuerdo a mi padre y otros campesinos,  labrando los barbechos secos.  De sol a sol, con la yunta de mulas.  Siempre mirando al cielo esperando, deseando y necesitando esa lluvia que en las tierras del sur de Castilla son tan escasas, no en vano se le llama La Mancha (Tierra seca).  Sin embargo ahí estaban todas las mañanas antes del alba unciendo las mulas y lanzándose a la dura tarea de la labranza, con la esperanza de que ese duro trabajo tuviese una recompensa que no les permitía otra cosa que sobrevivir esclavos de una  Tierra, que tanto amaban.



Manos de surcos profundos
aprietan el arado con fuerza
contra la tierra seca,
acariciándola,
fecundándola
que como  mujer indiferente
es reacia a sus besos.

Ojos profundos
miran al cielo,
esperando la lluvia.
Ojos desafiantes,
empapados de sudor,
desde el alba al crepúsculo,
Sin otra gotas que calen el barbecho.

Pies, que   se hunden en los surcos,
esperando la recompensa,
arrastrados por la yunta
hasta que la tarde termina
y notan que se hunden el barbecho,
dejando la huella de su presencia
que otro arado borrara.

Paco Arenas 13 de marzo de 1984

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...