sábado, 8 de febrero de 2014

El niño que corre en el bosque – Poesía

Nunca debemos intentar guiar a nuestros hijos por nuestros sueños frustrados, no son nuestros, no nos pertenecen, ellos tienen los suyos y es por ellos por los que tienen que luchar.



A mis hijos.


Juventud que rasga el aire,
en loca carrera hacía en infinito,
Sin levantar  polvo del camino,
desafiando al viento...
Corre, vuela,
sin mirar atrás,
Hijo, hijo mío.

No somos nosotros
quienes guiamos tu camino,
Eres tú,
Quien condicionas el nuestro.
Eres el fuego
Que da calor a nuestros corazones.

No hay ruta vieja que andar,
todo es camino nuevo por recorrer.
No te pares, no mires hacía atrás,
Eres tú, solo tú,
Y tu libertad.
Desafía al futuro,
hijo, hijo mío.

Soy parte del ocaso,
Del sol que se esconde por poniente,
Tú eres la luz de levante,
tienes mucho camino por delante,
Corre, vuela
 Sin mirar atrás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...