lunes, 3 de febrero de 2014

Me voy. Os dejo mi silla y me voy - Español del éxodo y del llanto (León Felipe)


Ni todos los poetas son iguales, ni tampoco los gustos.  Lo que cada uno entendemos por poesía es diferente.  De joven lo tenía muy claro, me creía poeta, pero en realidad no me daba cuenta de que la poesía, no es solo hacer rimar palabras de una manera más o menos armoniosa, sino un estado de ánimo, sentimientos de amor, de deseo, de libertad, de justicia, añoranza o vaya usted a saber.

 Hay personas que tienen un don especial, por ejemplo mi amigo José Vicente Navarro Rubio o mi también amigo Salvador Fernández Cava,  otras que intentamos expresar lo que tal vez no somos capaces de decir en prosa, esas sensaciones difíciles de explicar, pero tan fáciles de sentir.  Yo me siento cómodo escribiendo prosa, me sale sola, como si mis dedos formasen parte de mi mente, sin necesidad de pensar, tal vez por ello en ocasiones sale lo que sale.  Sin embargo la poesía necesito sentirla, la siento cuando la leo, cuando la pienso o cuando intento escribirla.
La poesía, por decirlo de una manera comprensible, es como hacer el amor estando enamorado, sino se está enamorado no es hacer el amor, es follar,  solo sexo, lo cual es bueno para el cuerpo y la mente, pero no sublime.

León Felipe siente la poesía, hace la poesía con sentimiento, y así lo transmite, y así nos dice algo sublime con palabras sencillas, como solo él podría hacerlo con esta poesía a modo de testamento.

Me voy.
Os dejo mi silla
y me voy.
No hay bastantes zapatos para todos
y me voy a los surcos.
Me encontraréis mañana
en la avena
y en la rumia del buey
dando vuelta a la ronda.
Seguidme la pista, detectives,
dadme la pista como Hamlet al César.
Anotad:
El poeta murió.
El poeta fue enterrado,
el poeta se transformó en estiércol,
el estiércol abonó la avena,
la avena se la comió el buey,
el buey fue sacrificado,
con su piel labraron el cuero,
del cuero salieron los zapatos...
Y con estos zapatos en que se ha convertido el poeta
¿hasta cuándo - yo pregunto, detectives -
hasta cuándo seguirá negociando
el traficante de calzado?
¿Por qué no hay ya zapatos para todos?

Me voy. Os dejo mi silla y me voy -
 Español del éxodo y del llanto (León Felipe) 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...