domingo, 16 de febrero de 2014

Poema de amor tardío


Corriendo sobre los surcos de tu cuerpo,
van mis labios
buscando en la oscuridad la besana
profunda de tu vientre.
Allá donde el arado se convierte en ancla
y se revuelve, se recibe, se expulsa y se atrapa…
Te busco, te encuentro.
Unidos nuestros cuerpos,
brillando en la oscuridad,
quemamos la tierra árida,
antes fértil
Y acariciamos erguidos  ribazos como antaño,
Besando sus cumbres,
Como soldados de un ejército victorioso
Tratamos de invadirnos mutuamente
Hasta quedar rendidos,
Desnudos.
Solos.

Poema incluido en el libro :



                                  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...