viernes, 9 de mayo de 2014

Barrotes oxidados- Poesía




Hoy me ha venido a la cabeza, no sé porqué el recuerdo de mi abuelo Felipe López, en lo mucho que tuvo que sufrir en esos años carcelarios en el penal de Chinchilla de Montearagón, he pensado también en mi padre, vencido y derrotado, cuando fue cogido prisionero y montado en un camión del que fue capaz de escapar. Fueron derrotados, no convencidos y ninguno de ellos perdió la esperanza de recobrar la libertad. He pensado en ellos y en otros muchos y he recordado este viejo ¿poema? olvidado en una maleta de cartón.

BARROTES OXIDADOS -POESÍA


El paso del soldado derrotado,
es la tristeza que no espera perdón,
siente que le duele el alma.
Llora por dentro
Las lágrimas del vencido;
reniega del fusil,
no está para el amor,
su mente es una batalla
sin concluir.
Y mira al vencedor
Retándole.
Está herido,
Vencido,
No convencido.
Tira el fusil al suelo
Y alza su puño.

Camina el soldado derrotado
Llorando en silencio,
Con sus ropas empapadas
De sangre de los vencidos,
Sueños rotos,
 encadenados con eslabones
de odio.
Exige con la mirada
El derecho a respirar el aire
en una jaula de barrotes oxidados.
La gangrena consume su alma
Y tras las rejas
Mira al sol
Y alza su puño. 

27 de septiembre de 1984 -Paco Arenas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...