sábado, 27 de diciembre de 2014

¿A mí quién me rescata? Esto no es una poesía de Navidad, ni siquiera una poesía, es...

Para quien se está muriendo de hambre 
la realidad no es huidiza es algo que está allí.
José Saramago

Para leer en voz alta a dos voces:







Padre.
¿Por qué en las películas
 siempre ganan los buenos? 
 Porque son películas,
mi niña.
  ¿Y Dios no hace nada?
  Dios no existe para los pobres
 ¿Y para los ricos?
 Sí niña, para ellos si.
No.
¿Se llama Jesús, verdad?
Ya lo sé, Alá.
No.
¿Entonces Buda?
Ni Jesús, ni Alá, ni Buda, se llama dinero.
¿Dónde tiene su templo?
En casas de acero amasadas con sangre
de le los pobres.
¿Con sangre?
Hija, no me mires con esa cara de tristeza,
que me partes el alma 
Padre, yo quiero creer en Dios.
Hija mía, yo quisiera creer en Dios.

Y el padre levanta la tapa del contenedor de basura
 para buscar sabe qué  dios  para cenar.
Desde un escaparate, el tirano les mira desde el televisor de plasma.


Poema incluido en el libro :

Las abarcas del campesino analfabeto que soñó ser poeta


                                  



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...