domingo, 10 de mayo de 2015

La primera página de Los Manuscritos de Teresa Panza



En el año del Señor de 1615 era publicada la segunda parte del Ingenioso  caballero don Quijote de la Mancha.En ese mismo año en un perdido lugar de la Mancha, una jovencísima Teresa Panza comenzaba a escribir su primer  manuscrito, en el cual demostraba para la posteridad que don Quijote y su padre, Sancho Panza, fueron personas de carne y hueso. Esos manuscritos cuatrocientos años después fueron encontrados en una cueva.

Teresa Panza, según ella misma se encarga de explicar Comenzaba a escribir sus manuscritos  entre aromas a tomillo y espliego de esta manera:


Año del Señor de 1615

Es menester mentar que con esta son tres las veces que he intentado escribir lo que a continuación acontece en este apartado lugar de La Mancha, la primera hace ya ocho años recién casada con mi santo esposo, que Dios tenga en su gloria, Andresico Quesada, la segunda hace justamente un año, cuando prematuramente enviude de mi amado esposo, en ambas ocasiones tinta y papel sirvieron para encender la lumbre. En estas amargas horas, fallecidos también mis amados padres, he tomado la decisión de comenzar de nuevo, sabiendo de antemano que lo más cierto es que terminen estos torcidos surcos, al igual que los pretéritos siendo pasto del fuego purificador de mi chimenea, aunque todavía no he perdido la esperanza de que mi admirado Cide Hamete Benengeli llegue a leerlos.

Escribo desde esta aldea perdida de la mano de Dios que llaman El Pinarejo y anteriormente Pinar [1]Vejo. Cumpliendo la promesa realizada al señor Cide Hamete Benengeli por su humilde servidora: Teresa Panza, sí, Teresa Panza, que no la mentada en libros Sancha Panza, que fue mi hermana, que Dios tenga en su gloria y Satanás condené a quien le engañó llevándola a un viaje a las Indias, prometiéndole matrimonio y entregándola como manceba a la tripulación del bajel, referencias llegaron para pena de mis señores padres, mi hermano y mía, que nunca llegó a pisar las Indias, ultrajada se lanzó a las aguas del mar Océano. Sancho fue mi padre, Sanchico mi hermano y Teresa Cascajo mi madre. A buen seguro, gentes habrá que lo pongan en cuestión, mas yo estoy dispuesta a deshacer entuertos y sacar a quien lo dudase de la confusión…


[1] Pinar Vello, es decir Pinar Viejo. 

Página de Facebook de Los manuscritos de Teresa Panza
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...