martes, 2 de febrero de 2016

El azafrán, el oro de La Mancha, y el latón que algunos venden como si fuese oro.(Fotografías antiguas)

El azafrán, el oro de La Mancha, y el latón que algunos venden como si fuese oro.
El lunes 12 de junio, a las 10:45 en la Cadena de TV Cuatro, podrás conocer la realidad sobre el azafrán manchego y como los grandes traficantes te meten gato por liebre.

Los grandes distribuidores lo mezclan con auténtico, lo venden como manchego, estafan a la gente y además tiran por los suelos la buena fama de nuestro azafrán.

El pasado que puede volver

Contaba mi madre que hace muchos años el cultivo del azafrán estaba bastante extendido por toda La Mancha. Nadie que se preciase en la cocina prescindía del oro rojo de La Mancha o de las hebras coloras. En mi casa que nunca fuimos ricos y sin embargo recuerdo a mi madre tener siempre azafrán en la cocina, nunca quiso colorante, que además, ahora sabemos que es cancerígeno. Aseguraba que donde se pusiese una hebra de azafrán y un diente de ajo, que se quitase cualquier otra especie.

 En Pinarejo llegó a cultivarse, pero yo no llegué a conocerlo.
Contaba mi madre que se levantaban todavía de noche todos los días de cosecha. La jornada era larga pero entretenida, porque antes de que el sol comenzase a calentar se dejaba la recolección; aunque en los “días de manto” solían apurar un poco más el tiempo de cosecha.  Porque el azafrán es muy delicado, si calienta el sol se marchita, si se abren demasiado tampoco es bueno.  Se agradecían los días nublados.  La rosa se cogía de una en una, cortando los tallos con la uña del dedo pulgar apoyada en el índice, siempre por debajo de los estigmas. Después se echaban en cestos de mimbre, con mucho cuidado de que no se amontonen porque perderían calidad.




Terminada la jornada campestre, con los riñones, como la parte más alta del cuerpo, con el culo en pompa, se iban a la monda. Rosa a rosa comenzaba la monda, es decir separaban las hebras del azafrán del resto de la flor, esa labor se realizaba inmediatamente después de la jornada agrícola, no se puede dejar de ningún modo para otro día, y del mismo modo que la rosa se cogía del campo de una en una, la monda se realizaba también de una en una. Cogiendo la rosa con la izquierda y con la uña del pulgar de la derecha se cortan las hebras, por donde los estigmas comienzan a blanquear. Una labor tan delicada como el bordado de una mantelería de Talavera.  
Cortesía de Charo Alarcón: La señora del pañuelo, su bisabuela Lorenza, a su lado, su nuera Áurea su  abuela, al otro lado, la hermana más pequeña de su padre, Lorenza como la abuela paterna

En Pinarejo por diversas circunstancias el azafrán dejo de cultivarse, la introducción del champiñón, el girasol y sobre todo la emigración a Ibiza, Valencia y Madrid, provocó que lo que llevaba visos de ser un cultivo rentable desapareciese.   No ha ocurrido lo mismo en otros pueblos de nuestra Tierra, dónde emprendedores valientes se han lanzado a la recuperación del oro rojo, del azafrán de La Mancha, que a la vez de seguir la iniciativa y contar con el apoyo necesario de las autoridades autonómicas y nacionales podría llegar a ser motor de recuperación de la agricultura de nuestra tierra, pero, siempre hay un pero o muchos, voy a intentar resumirlos por partes, pros y contras:



El Azafrán de La mancha el mejor del Mundo



1)      El azafrán manchego el mejor del mundo
2)      ¿Es caro el azafrán de La Mancha?
3)      Los enemigos del azafrán
4)      ¿Tiene futuro el cultivo del azafrán en nuestra tierra?




Un kilo requiere unas 250.000 rosas del azafrán. De toda la flor violeta, apenas sirven tres hebras, los pequeños filamentos que recogen el polen (estigmas). Un producto rentable en el mercado, pero costoso de elaborar.  Sin duda alguna, desde que los griegos comenzasen a cultivarlo en las islas del mar Egeo, y los árabes lo introdujesen en la península ibérica, jamás se ha conseguido en ninguna parte del mundo otro de mayor calidad. No es por chovinismo, sino porque laboratorios nacionales e internacionales así lo atestiguan. Podemos afirmar que el azafrán manchego es el mejor del mundo, seguido del de otras partes de España. ¿Por qué?

Según norma ISO el azafrán de máxima calidad debe dar un poder de coloración de 190. El nuestro, el manchego salió, el peor de todos, dio 230, mientras que el mejor dio muy por encima de 300. El azafrán de tiene una media contrastada de 270.

Por tanto sin lugar a dudas superamos con creces las exigencias de 190 que exigen las normas ISO.



               ¿Es caro el azafrán de La Mancha?


Si tenemos en cuenta como se hacía antiguamente la recolección, monda y secado del azafrán era y es totalmente artesanal, porque no hay otra forma si se quiere mantener la calidad. Que esa labor se realiza con el mismo primor que se haría un bordado en unas sábanas para estrenarlas en la noche de bodas. Que la diferencia entre bordar unas sábanas con hilo baja calidad y hacerlo con hebras de oro, cambia mucho el valor, y que de cada rosa salen solo tres hebras...  
Además:
La rosa del azafrán se cultiva a finales de primavera y se recolecta entre octubre y noviembre, es decir, es una planta que soporta temperaturas extremas desde los 40ºC que se alcanzan en verano a los -15 º C del invierno. Sin embargo este cultivo suele agotar temporalmente el terreno cada 3 o 4; aunque lo aconsejable es dejar pasar entre 10 y 12 años hasta volver a plantar azafrán en el mismo terreno.

La labor principal del cultivo de la rosa del azafrán consiste en un arado profundo de 35 a 40 cm. para preservar de la erosión el suelo y favorecer, con el mullido de la tierra, arado más superficial que se repite en septiembre o en octubre que airee de nuevo la tierra, rompa la costra de la superficie y permita la floración de la planta del azafrán sin problemas. Después de la recolección de la rosa de azafrán han de repetirse estos arados superficiales hasta que después del cuarto año se realice el levantamiento del azafranal, lo cual se realiza entre los meses de mayo a junio y consiste en cosechar los bulbos de azafrán, limpiarlos y seleccionar los mejores según su tamaño y calidad para la próxima plantación en otro terreno, ya que donde se ha criado queda inutilizado durante unos años.



Los enemigos del azafrán manchego: Los topos codiciosos y las malas hierbas

El azafrán, como todo cultivo, tiene sus enemigos:
El llamado “mal vinoso” producido por un hongo acaba pudriendo la planta; difícil de tratar y que la  única forma de eliminarlo consiste en aplicar calor al suelo y a los bulbos con vapor o agua caliente hasta una temperatura de 46.5 a 49 º C que mate el hongo sin dañar la planta de azafrán.
Otro de los enemigos son los topos, simpáticos animalitos los cuales cavan largas galerías subterráneas en el terreno y se alimentan con los bulbos de azafrán hasta acabar con la cosecha.
El tercero de los enemigos que atacan los cultivos de azafrán son las malas hierbas, pero los agricultores manchegos no se tumban al sol para ver crecer las malas hierbas y dedican un 50 % del tiempo de cultivo de azafrán a eliminar y controlar la maleza.

Estos problemas son comunes a todos los cultivos del azafrán en cualquier parte del mundo, pero en España, en La Mancha tenemos un tipo de topo avaricioso, tramposo, que al mismo tiempo es peor que la grama. Este tipo de topo suele andar a dos patas, y al contrario que el que excava galerías, este suele vaguear en los despachos, buscando el modo de estafar a los consumidores de azafrán, un topo sin ningún tipo de escrúpulos que ante todo busca su enriquecimiento personal, sin importarle matar a la gallina de los huevos de oro. Son por supuesto los grandes empresarios exportadores que deben ser expulsados del templo, o al menos deben ser obligados a cumplir la ley y las normas, dejar de estafar y de buscar la ruina de los cultivadores manchegos y por extensión españoles.

Producción de la Denominación de Origen Azafrán de La Mancha, durante el año 2015 estuvo en torno a 700 kg fuera de la Denominación otros 800 kg. La producción total de España 1500 kg.  Sin embargo España exportó más de 40. 000 kg de azafrán cómo español. ¿Más de cuarenta veces más su producción?  ¿De dónde sale este azafrán? Nadie lo explica. Hasta un 90% de las exportaciones de azafrán español son fraudulentas. Empresas españolas venden como español lo que han comprado en otros países, sobre todo Irán, Marruecos, India y Grecia.


¿Cómo actúan estos enemigos del azafrán manchego y español?


Nuestro azafrán de gran calidad lo utilizan para mezclar con azafranes que dan un poder de coloración mucho más bajo y hasta llegar a los 190 que pide la norma ISO para que sea calidad superior lo mezclan y luego se vende fuera como español. Esos azafranes de baja calidad cuestan tres veces menos, con lo cual el negocio es redondo, al venderlo como español. Eso en el mejor de los caso, porque estos topos codiciosos en ocasiones ni se molestan y el 90% del azafrán que se vende aquí es directamente Iraní, ni se molestan en mezclar, lo venden sin poner el origen que es obligatorio por Real Decreto español del año 1999 y normativa europea de 2011, ponen donde y quien lo envasa, pero el origen no, el consumidor piensa que compra azafrán español y paga a precio de oro, azafrán de muy baja calidad, estafando al consumidor y tirando por los suelos el azafrán español. Todo un ejemplo de patriotas de trapo.

Con estas estafas en toda regla se consigue que el precio del azafrán haya pasado de 2700 € más IVA a este año a 2000 € más IVA, lo que no dicen que están vendiendo un dos caballos al precio de un Mercedes. Yendo bien todo, el coste un kg para un agricultor español es de 1800 euros kg.
La ambigüedad de la legislación española en cuanto al etiquetado, y sobre todo la condescendencia de las autoridades con estos presuntos delincuentes, — ¿a cambio de qué? —provoca que empresas extranjeras se instalen en España para aprovechar esas circustancias y exportar como español azafrán iraní o marroquí.

Existe por tanto un conflicto de intereses entre los productores que defienden el azafrán español y las grandes empresas exportadoras que solo buscan el beneficio económico; aunque sea a costa de matar la gallina, porque si hunden la producción no podrán vender como español lo que no existe. La producción española goza de gran prestigio, pero no es suficiente para sustentar los grandes volúmenes de exportación. Una sola empresa fuerte del sector vende más de 7.000 kilos. Toda la producción española de cinco años no bastaría.
Algo de lo que se hace eco la prensa extranjera, asociando la picaresca española y la corrupción como parte de la esencia española. Un estudio del “The Independent “afirmaba que el análisis de unas muestras de azafrán español evidenciaba que entre un 40% y un 90% del producto no eran hebras de azafrán, sino otros residuos de la planta en el mejor de los casos (la normativa exige que no superen el 0,6%).
Aunque en este fraude participan incluso empresas manchegas, la mayoría son empresas murcianas y valencianas, lo cual no les disculpa del daño que están haciendo al azafrán, a La Mancha y a España y su tan cacareada marca.

4)            ¿Tiene futuro el cultivo del azafrán en nuestra tierra?

La asociación Azafrán español lo intenta, sin apoyos institucionales y con todas las trabas posibles.


Si conseguimos diferenciar el azafrán de aquí y el de fuera es una gran oportunidad para dar riqueza y trabajo en toda la zona de La Mancha, solo con el mercado nacional no tendríamos suficiente producción y se podrían ampliar las zonas de cultivo en nuestra tierra.
Ahora las expectativas son malas y si esto no se soluciona, tendremos que dejarlo, cuando se ha presentado una buena oportunidad que las autoridades y nosotros como manchegos no debemos dejar pasar.
Por desgracia los estafadores:  las grandes compañías y cadenas alimenticias son muy poderosas, un enemigo poderoso contra quienes la ley se doblega sumisa, sin atreverse a actuar y mirando para otro lado.

El sábado fue constituida la mayor cooperativa de azafrán a nivel de toda La Mancha, las cuatro provincias productoras, con unos 40 socios que esperan llegar en producción al 50% de la producción de la D.O. 

Va a ser una lucha difícil pero necesaria para dar a nuestra tierra la oportunidad de respirar, además de darle el prestigio que merece. De lo contrario pronto hablaremos en pasado, tal y conforme he comenzado este artículo.
Gracias a Manuel Navarro Corcóles, productor de azafrán, por la ayuda prestada para la elaboración de este artículo.

Paco Arenas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...