domingo, 28 de febrero de 2016

Lo que nos llega a través del teléfono (Relatos de Rosa Lía)


Hace algunos años, creé el personaje de Rosa Lía, una chica joven y desenfadada, con las ideas muy claras, hija del 15M.  Aunque con muchas dudas sobre la traversalidad de algunos de sus compañeros de viajes. Joven universitaria y provocadora que hizo de la lucha contra el ATC de Villar de Cañas, su misión principal. Este animaba el cotarro en los foros de Cuenca, con el único objetivo de impedir la construcción del Cementerio nuclear. Ella fue Rosa Lía, una pinarejera de armas tomar, contestataria, ecologista y republicana. Tal vez alguna vez regrese.
Aquí tres de sus relatos encadenados, de los muchos que escribió en los foros de Cuenca.

Domingo 18 de noviembre de 2012 (15 horas)

1º Tu hermano es un haragán comunista y tú lo sabes.

Suena el teléfono, mi padre tumbado en el sofá extiende el brazo con pereza, haciendo un gesto de fastidio.  Agarra el teléfono con tal desgana que cae al suelo el terminal, se retuerce en el sofá, como haciendo un gran esfuerzo, se coloca el auricular en la oreja, separándolo al instante como si le hubiese picado una avispa.

— Matilde, tu hermano, —Grita a todo pulmón a mi madre que está fregando los platos en la cocina —siempre llama a la hora de la siesta para joder al personal.

 Mi padre no se habla con mi tío, ni tampoco friega los platos, “él no es un cocinillas como el maricón de su cuñado”, además un estudio de la Iglesia Evangelista dice que los hombres que trabajan en la cocina se vuelven gays, y el es un hombre como Dios manda, aunque mi madre el otro día dijo:

-- En los últimos tiempos los hombres como Dios manda parecen escopetas de feria.


 Mi madre tras secarse las manos coge el inalámbrico que hay junto al televisor de la cocina. Mientras que mi padre cuelga el teléfono casi con rabia, como si quisiese transmitir a quien estaba al otro lado su malestar por la interrupción de su reposo tras la sobremesa.
A mi madre a penas la escucho, habla despacio y con tono preocupado, me acerco a la cocina y observo, tengo la sensación de que está llorando.
—Como…están las cosas…a dónde vamos a ir a parar… los chiquillos, pobrecillos…—la voz entrecortada de mi madre me preocupa. Me acerco y me hace un gesto de que espere. Cuando cuelga el teléfono, sale al comedor y nos dice que han despedido a su hermano del trabajo, después de llevar dieciocho años en empresa, de esas de textil que se han ido a abrir fábrica a Indochina. Lo grave es que como tenía un buen sueldo vendió su piso de toda la vida para comprarse otro mejor y se ha metido en una hipoteca y que ya veremos lo que pasa, pues todos sabemos que los bancos, con la complicidad del gobierno se dedican a robar la casa a quienes tienen dificultades.  La reacción de mi padre, sin incorporarse siquiera.

— Lo raro es que no lo hayan despedido antes, tu hermano es un haragán y un comunista... y tú lo sabes... anda siempre de manifestaciones y hostias en vinagre, seguro que el miércoles haría huelga y claro, los amos no quieren gente problemática… mira como a mi hermano no le pasa eso, diecinueve años en la misma empresa, ni siquiera para ni a almorzar... además más de diez de encargado; pero eso sí... es muy trabajador como Dios manda y sabe que hay que trabajar duro y que el amo debe ganar los cuartos... para eso los arriesga…si el Caudillo levantase la cabeza...la Ley de vagos y maleantes, eso, eso es lo que hace falta en este país, a quien trabaja mira como no lo tiran...

De nada sirve que mi madre le explique que la empresa en la que trabajaba mi tío se ha marchado a fabricar ropa a sudoeste asiático, para utilizar mano de obra semi esclava y sacar más beneficio.
Mi padre se dirige al mueble bar, saca la botella de anís Castellana y se encasqueta una copa de aguardiente entre pecho y espalda sin saborearlo, luego alza la copa como brindando y vuelve al sofá.

—Tontunas. Mi hermano también está en una empresa de ropa, y mira, ganando buenos cuartos…

Martes 1 de enero de 2013 (15 horas)

2º Serán hijos de puta los amos... el mejor colgado.

Suena el teléfono, mi padre se encuentra tumbado en el sofá extiende el brazo con desgana, haciendo un gesto de fastidio, termina de meterse un polvorón en la boca, antes de coger el teléfono alarga la mano agarrando la copa de anís La Castellana, se enjuaga la boca con el aguardiente.
—Seguro que es el cuñado, que quiere venir a jodernos el día de Reyes, pues como sea él se va a joder, no quiero parásitos en mi casa...
Al descolgar se le ilumina el semblante, se incorpora, se pone de pie, comienza a hablar en tono súper cordial. Se trata de su hermano.  No deja hablar a su a su hermano. ¡Felices fiestas hermano! ¿A ver cuando vienes al pueblo? — De repente,  se le cambia la voz, su cara adopta un semblante irritado, tira la copa de anís Castellana contra el suelo, y eso que estaba llena, con lo que le gusta, comienza a blasfemar y a soltar todo lo que le sale por la boca…

— Hermano, el mejor colgado... te sacan el estaño y a las primeras de cambio te dan la puñalada, Con lo que tú has hecho por esos cabrones... hasta la instalación de la casa se las hecho sin cobrar una perra...hijos de la gran puta...es que cuando no te necesitan no se acuerdan de nada....

 Mi madre alarmada llega de la cocina secándose las manos.

¿Ha pasado algo?  —Pregunta.

—A mi hermano que ahora como han hecho la ley esa de mierda lo han tirado a la puta. calle...está gentuza no tiene miramientos...como cobraba antigüedad y todo, ahora por lo que le pagaban a él tienen dos y encima… Serán h…. p…. los amos, el mejor colgao…, este gobierno son peor que Franco, Franco un santo al lado de estos malnacidos…, por si fuera poco los muy hijos de la gran puta, se llevan la empresa a China, y además subvencionados por el gobierno, ni un moquero teníamos que comprar a esas empresas mafiosas…

— Le pagaran un buen despido y con los años que tiene…—Intenta calmarlo mi madre.

— Con la nueva ley le dan cuatro perras, tanto sacrificio por los amos, fuego pegaba yo a la empresa…no sé cómo podemos ser tan gallinas...la de San Quintín... en el extranjero con lo que están abusando de los pobres ya hubiese ardió Roma con Santiago...

 Mi padre está furioso, yo desaparezco de la escena y mi hermano delante de mí, por si las moscas, tropezando con mi abuelo que se había levantado ante el griterío, tirándolo contra el sofá, cayendo sobre el mismo, quedando su cara junto al periódico que compra mi padre, ese que presume de razón sin tenerla, que tiene estos dos titulares:   “2013, camino de la recuperación” y Zasca, la empresa del gran empresario Pirri Tórtolas su novena fábrica en China” abre  Mi padre que permanece de pie junto al sofá en lugar de ayudar a mi padre en lugar de ayudar a su padre a levantarse, coge el diario y lo rompe en mil pedazos.

- Esto basura, solo mentiras, España va bien y una mierda…


7 de junio de 2013  (15 horas)- La tele, por lo menos la pagará el seguro... ¿no?

Mi padre está en el sofá, se ha obsesionado con las noticias, ve hasta el Gran Wyoming, en El Intermedio y eso que dice que le da asco, de rojo que es.  La TVE-NODO está dando la noticia de que ha bajado el paro en casi cien mil personas. Se levanta animado del sofá, abre el mueble bar y saca la botella de anís Castellana dispuesto a tomarse una copa para celebrar que España va bien, por fin, según TVE y el gobierno de Mariano Rajoy.

—Ya veréis que pronto mi hermano encuentra trabajo, a quienes nos gusta trabajar no estamos mucho tiempo parados, yo nunca lo he estado. Claro que yo, soy yo, y el trabajo que yo hago, no lo hace nadie…para eso hay que valer… Suena su nuevo smartphone, que le cuesta manejar con sus dedos gordos.

 — Sí, don Pascual. Sí, don Pascual.  Lo que haga falta don Pascual, estoy a su disposición, para lo que usted quiera...Escucho, sí, pero…no…yo, bueno… – Mi, padre comienza a tartamudear, todo un director de la Caja Ahorros, tartamudeando —seguro que, no se… ¿no? Usted sabe que hay mucho haragán suelto… ¿A las seis en Cuenca? Sí, sí, claro que me da tiempo; pero…

Estamos todos a su alrededor, mi madre secándose las manos, mi hermano ha dejado de jugar con su iPhone. Mi abuelo es el único que no se levanta de la silla de ruedas en la que lleva seis meses. Con el anterior gobierno le habían asignado una pequeña paga de la ley de la dependencia, con la llegada de Cospedal se la han quitado y no le llega la paga, casi ni para medicamentos. Pero el que importa ahora es mi padre, sabemos que ocurre algo grave. De repente mi padre tira su flamante smartphone contra el más nuevo televisor de LED 3D, callándose Rajoy que está hablando de lo bien que va España a través del plasma, bueno en este caso del led.  En esos momentos está mintiendo a través de la televisión:

—España por fin ve la luz al final del túnel, estamos en el camino correcto…"

 — Me han despedido… —grita mi padre, sale del comedor dando un portazo.

Mi abuelo desde la silla se atreve a decir:

—La tele, por lo menos la pagará el seguro... ¿no?


Moraleja:Nadie estamos a salvo de ser despedidos… los pelotas y rastreros tampoco. 
©Paco Arenas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...