viernes, 8 de julio de 2016

Tirar la torre a huevazos (Poesía)




Nunca un verso, ni mil
derribaron a un tirano de su trono,
ni los juncos del río
se doblegaron a su paso,
por mucho que tengan sus raíces
hundidas en el barro.

Nunca una torre, ni la más débil,
 fue derribada a huevazos,
ni sus campanarios fueron lengua
del hambriento,
por mucho que Jesús naciese en un pesebre.

Nunca Judith antes uso la espada,
hasta que decapitó a Holofernes.
No fue el filo,
sino la desesperación
quien cortó la cabeza al tirano.

La codicia del poderoso
 crea la insolencia del hambriento,
moldea el barro,
afila la espada
y derriba las más altas torres a huevazos,





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...