jueves, 11 de agosto de 2016

Declaración de a Amor a una estatua de Benicassim


Al pasar por su lado
Al verla tan bella
 ceso mi caminar
al ver sus labios  de amapola sonreír
 con la mirada dispersa cual pétalos
mecidos por  el viento de solano.
Con paso lento me acerqué a ella,
y mis labios a su boca fría y húmeda,
(terminaba de llover)
Quise dejarme llevar
por mi alma desierta de amores

y choqué con su boca muda,
quedándome helado.
Le dije palabras hermosas,
de las que dicen los poetas de verdad.
Dulces versos recitados
a metálicas tímpanos de bronce.
¡Oh, dolor!
Que tanta belleza no sea capaz de sentir amor.
©Paco Arenas


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...