sábado, 1 de octubre de 2016

Fantasmas en el cuarto de baño del Bar Arenas de Benicalap



Fue un día de principios de verano, o tal vez finales de la primavera. En la entrada a los cuartos de baño teníamos una cortina de tubillos marrones muy cutre, que la pobre estaba pidiendo un cambio. La gente cenaba en la calle y yo recuerdo que estaba preparando uno bocadillos en la plancha, cuando de repente escuché un grito salido de ultratumba que provocó que bocadillo, beicon y huevos revueltos saliesen volando hasta un lugar indeterminado del suelo. Me giré asustado, y vi saliendo del cuarto de baño a una joven de unos veinte años subiéndose las bragas, con la minifalda subida.  Al mismo tiempo a su novio entrando desde la calle. Dejé todo lo que tenía entre manos y acudí junto con su novio y algunos clientes al auxilio de la muchacha, por cierto muy guapa.

— ¿Qué te ha ocurrido cariño? —Le preguntó el novio.

Cuando la muchacha fue capaz de reaccionar, tan sofocada como estaba, señalando a los cuarto de baños:

—Hay alguien en el váter, me ha agarrado…

El novio lógicamente se enfureció y encabezó la expedición hacía los cuartos de baño, dispuesto a dar su merecido al sinvergüenza que había intentado agredir a su novia, provocando que por escapar no le diese tiempo ni a subirse la bragas en condiciones. Tres o cuatro acompañamos al intrépido capitán. Sin duda el mequetrefe estaría rodeado y no podría escapar, le íbamos a dar la del pulpo, al menos el novio.  Sin embargo, en los cuartos de baño no había nadie, ni tampoco habría tenido posibilidad de escapar, ya que quien conozca el bar sabe que es de todo imposible. A todo esto la muchacha estaba bailando, a punto de orinarse encima.

—Cariño, ya puedes pasar, no hay nadie —le dijo el novio.

Yo volví a la plancha, que algunas cosas se me quemaron, y el novio se quedó dentro del bar esperando a su novia. Al instante escuchamos de nuevo el grito de la muchacha, saliendo con las mismas prisas que antes.

—Si es una broma, o hay una cámara oculta, ya os estáis pasando de castaño oscuro —gritó histérica con cara de pavor.

Con el novio a la cabeza acudimos los mismos de antes, no había nadie, ni tampoco posibilidad de escapatoria. Cogí la linterna, a pesar de ser una tontería y enfoqué hacia todas las posibles salidas, de no ser un ratón, imposible. Y la muchacha bailando. Encontré la solución:

—Como sois novios. Mientras que ella hace lo que tenga que hacer, tú la esperas con la puerta abierta para que no pase nadie.

Así lo hicieron, y la muchacha por fin puro realizar la ansiada micción. Al salir me dijo que iba a poner una reclamación porque no le habíamos dado una solución. Y sobre todo, que no quería salir en ningún programa de cámara oculta, porque dentro del cuarto de baño había alguien.  Yo, entonces saqué conclusión que algún porrete había alterado su visión. A pesar de todo, miré y remiré, y en una de las ocasiones la cortina se enganchó en mi camisa, creyendo comprender lo que le había ocurrido.  Posiblemente se trataba de las dos cosas, pero aun así,  había una tercera. Al subir a mi casa mi mujer me dijo que por la tarde emitieron una película de serie “B”, en Antena 3, en las cuales un asesino se mimetizaba con las paredes para agredir a sus víctimas.

Ya no hubo más fantasmas invisibles en el Bar Arenas, visibles como en todos lados…


©Paco Arenas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...