sábado, 19 de noviembre de 2016

San Clemente, Librería El Tintero, Los manuscritos de Teresa Panza y Caricias rotas


Muy largo título para un corto resumen de lo muchas coincidencias que hay entre San Clemente, Librería El Tintero, Los manuscritos de Teresa Panza y Caricias rotas. Yo que soy poco dado a supersticiones y a pensar que todo está escrito, más bien pienso que queda mucho por escribir y que todo es casual; sin embargo, un cumulo de casualidades ha rondado, no solo a mi persona con San Clemente, Librería El Tintero, Los manuscritos de Teresa Panza, Caricias rotas y mi persona.
Posiblemente, como bien dice Charo Sevillano, la calle Boteros no sería lo mismo de no existir la Librería el Tintero; pero. tampoco serían los mismos mis libros, especialmente Los manuscritos de Teresa Panza, siendo que con diferencia es la librería que más ejemplares ha vendido de toda España. Mis felicitaciones y agradecimiento en su 18º aniversario.




Primera, fue en San Clemente, donde un cabezón chiquillo, sin saber leer, se empeñó en que su madre le comprase un cuento, El gato con botas, como el dueño del gato con botas, yo también era el menor de los hermanos. Me lo compró mi madre en una librería, de la cual ignoro el nombre, pero quiero pensar que se llamaba El Tintero; aunque por entonces no existiese.



Segunda, es en San Clemente donde transcurre parte de Los manuscritos de Teresa Panza, donde conoce Teresa Panza a Miguel de Cervantes, y donde posiblemente se desarrollan una de las escenas más divertidas de Los manuscritos de Teresa Panza, también las más eróticas y oníricas, en dos lugares diferentes, el pinar que hay junto al río Rus entre Villarobledo y San Clemente, y el otro un lugar tan querido por los sanclementinos como es el Santuario de la Virgen de Rus.

Tercera, fue en San Clemente dónde un paisano mío Nicolás Haro López encargo el primer ejemplar de Los manuscritos de Teresa Panza, un mes antes de su presentación en la Librería El Tintero, que llevan Carmen y Lola Herrera y donde se vendió el primer ejemplar de la novela, un día antes de la presentación.


Cuarta: fue en  San Clemente donde me realizaron la primera entrevista para España, la primera fue para Argentina, me la realizó Rus Catalán para Onda San Clemente, en el programa Voto a Rus, en colaboración con Paz Risueño, de Participación Rural Viva.  Fue también gracias a Paz Risueño y Participación Rural Viva, que pude participar en la Iª Tova Manriqueña celebrada en Posada Real de Santa María, que regente el mejor cocinero de paellas del mundo, Julián García García, ganador dos años del primer premio a la mejor paella valenciana. 


Quinta, la Librería El Tintero ha sido con diferencia la librería de toda España que más ejemplares ha vendido de Los manuscritos de Teresa Panza, fue la primera, como también va a ser la primera en vender Caricias rotas, por supuesto, antes de la presentación, y donde haré la primera escala, el sábado 26 de noviembre a las 12 horas.

Sexta, el año pasado, después de dar el pregón de las fiestas de Pinarejo y hacer la presentación en mi pueblo, tuve que marcharme a Madrid.  Nunca me había dejado tirado el coche, aquella noche me dejo tirado. Tuve que salir de la autovía justo en el desvió de La Hinojosa, parándose en la misma puerta del Bar Rosales, que regenta un cuñado de Carmen y Lola, dueñas de Librería El Tintero de San Clemente, . Podría haber sido en otro lugar, podría haber pasado al Bar Castilla, que está al lado; pero el coche se paró en la puerta  del Bar Rosales, y allí cenamos. Desde allí llamamos a la grúa que nos llevó a Villares del Saz, a una casa rural, donde tenían en la entrada un cántaro con espliego, tal y conforme diseñé yo para la portada y el periódico La tribuna de Cuenca, con la entrevista que me hicieron.  

Séptima , Caricias rotas, estuvo a punto de finalizar en San Clemente sus últimos capítulos, incluso pedí información a un amigo, Miguel Ángel Sevillano, sobre las bodas civiles en San Clemente, y las escenas finales llegaron a estar escritas ambientadas en San Clemente. Sin embargo, al final descarté la idea por razones obvias, que quien lea la novela adivinará enseguida.

Octava, la primera propuesta para presentar Caricias rotas, para comenzar su andadura, ha sido a través del Centro de la mujer del Ayuntamiento de San Clemente, precisamente donde se iba a desarrollar el final de la novela.

Está claro que todo es fruto de la casualidad, pero hay unas cuantas… ¿no?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...