miércoles, 11 de enero de 2017

Cerrado por sequía mental (El síndrome del folio en blanco)


Desde Navidad no me centro, los polvorones se me han atragantado, el aguardiente se me ha bajado a los talones, los gambones se me han subido a la cabeza y ando dando palmas con las plantas de los pies, los carabineros que no me he comido han atado de pies y manos mis capilares, el mazapán toledano ha afilado sus dulces tizonas y han tomado posiciones alrededor de mi manchega panza, que llena de cerveza pretende ser barriga de birra cervecera, el buen vino que he bebido; aunque escaso,  ha teñido mi conservadora sangre de rojo.

 He hecho caso al anuncio de la tele de dormir una hora más, y ya no me conformo, parezco narcotizado, cuanto más duermo, más quiero y ni el café, mi droga salvadora, acude a mi auxilio, las sábanas me atrapan... 

Me temo que la adormidera que dan los tiranos a los vasallos de su majestad, me la han echado en mi vaso en un descuido y ahora ando a trompicones sin terminar nada de lo comenzado... 

¿Por cierto a que viene toda está tontería? 

 Ah, ya lo sé. Que por unos días os dejaré tranquilos, a ver si me centro un poco y voy terminando cosas, por si las musas me visitan por equivocación, ya que los reyes, ni los magos, ni los otros me visitan y si me visitan, conociendo su condición será para robarme lo poco que tengo...

Así que tras consultar con el oráculo de Delfos, me ha dado tres consejos:

 1º Conócete a ti mismo

2º Nada de excesos

3º No confíes en la suerte y recuerda las sabias palabras de un gran pintor español.

"Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando."

©Paco Arenas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...