miércoles, 5 de abril de 2017

Carta abierta a maltratadores, medios de comunicación, políticos y sociedad en general



Veintitrés mujeres han muerto en lo que va de año, y parece lo normal, lo cotidiano del día a día la noticia con la que abren los noticiarios al ritmo de música de suspense televisivo.
Veintitrés vidas segadas por la rabia criminal. Vidas inocentes, tras las que hay otras vidas inocentes, hijos, padres hermanos.
¿Cuándo va a cesar este sin sentido?
A ti, que gritas, pegas o matas:
En las relaciones de pareja no suele haber un solo culpable, si la matas, si le levantas la mano, si la insultas, tú serás el único culpable. Si la amas, si la amaste…déjala ir.
¿Dónde quedó el amor? ¿Acaso no te enamoró su risa, sus ojos, su alegría? ¿Por qué siembras tristeza y muerte?
Si tienes, hijos, padres, hermanos, amigos… ¿Cómo quieres que te recuerden? ¿Cómo un hombre que supo asumir el fracaso de una relación? ¿Acaso, prefieres que digan?: mi hijo, mi hermano, mi padre, mi amigo…fracasó, como hombre, como persona, como padre, como hijo y como amigo…
No toméis la decisión equivocada, intentar vivir y dejar vivir, y si pensáis que sobra alguien en el mundo, sino soportáis que no esté a vuestro lado, que ría con otro, que vuestra vida no tiene sentido sin ella…
Invertir el orden, al pegar a vuestra novia, compañera, esposa o amante, demostráis que habéis fracasado como hombres, lo que es peor, como personas, si sois valientes quitaros vosotros de en medio, no necesariamente muriendo; pero, mucho menos matando. Si no sois capaces de freír un huevo, de lavar vuestros calzoncillos, de planchar una camisa…, aprender a echarle huevos al asunto y hacer una tortilla redonda, a poner la lavadora, a planchar, al menos el cuello.
Porque cada vez que alzáis la mano o bajáis el puño, sois menos hombres, menos padres, menos hermanos, menos hijos, menos amigo, menos persona….
Dar gracias por esos momentos en que fuisteis felices, intentar serlo de nuevo.
¡Basta ya!
A vosotros políticos de poltrona, de gestos grandilocuentes, de corruptas conductas:
¿Y vosotros? Políticos de poltrona reposada, ¿para cuándo dejáis las medidas a las que os habéis comprometido? Toda mentira, no os importa la vida de las mujeres que mueren. Para vosotros son pura estadística. No lo hacéis porque eso lleva unos costes económicos, y ese dinero preferís ingresarlo en vuestras corruptas cuentas bancarias. A pesar de todo, no solo con dinero se resuelve la situación, sino con concienciación, sin hacer de la educación un negocio con leyes educativas que son pura basura.
¿Cuándo se tomareis realmente medidas para acabar con esta sangría macabra?
¿Acaso os importan las vidas arrebatadas? No lo parece, desde luego, no lo parece. Dais asco.
¡Basta ya!
A vosotros, medios de comunicación y manipulación masiva:
¿Cómo comprender la mente enferma, criminal del asesino? Este macabro baile parece un espectáculo en el cual os recreáis los medios de comunicación, convirtiendo cada muerte en un punto de audiencia, que invita al siguiente a asesino a coger el testigo en esa carrera sin obstáculos para arrebatar la vida a la siguiente víctima.

A nosotros, la sociedad, los padres, hijos, hermanos, amigos, vecinos…
¿No se nos cae la cara de vergüenza a los hombres de que entre nosotros existan tales ejemplares? ¿Olvidamos que venimos de las entrañas de una mujer?
Podemos hacer mucho más, (eso con poco) en la casa, en la escuela, en la calle…
¡Basta ya!
A la sociedad en general:
Tal vez, algún día, suenen campanas en la noche, y no sean campanas de muerte.
Por desgracia, es más fácil escuchar el rumor de un sollozo callado en la ventana, un lamento ahogado con la almohada de quien será la próxima víctima para añadir a la estadística, sin que quienes podrían hacer algo, muevan un dedo por evitarlo, convirtiéndose en miserables cómplices.
¡Basta ya!
©Paco Arenas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...