lunes, 8 de mayo de 2017

El Carburo III º se estrella en la Casa Blanca y provoca la gran cagalera de Trump

Lo confesamos, hemos fracasado de nuevo; aunque, las previsiones eran las correctas salvo en pequeños datos técnicos y logísticos, como olvidarnos del papel higiénico.

Nos equivocamos, no era tan fácil mandar una nave a la luna desde Pinarejo, y la hemos liado parda, pero parda, parda. Hemos estado a punto de provocar un conflicto internacional a gran escala. Menos mal que no somos Corea del Norte, de lo contrario habríamos desaparecido del mapa, con lo loco que está Trump.  Hemos tenido suerte por la afinidad ideológica entre Trump y Rajoy, y sobre todo porque los americanos no se enteran de nada y están siempre mirándose el ombligo. También de que hemos contado con el factor sorpresa, nadie se imagina, siquiera de dónde ha salido el Carburo IIIº, solo que ha sido de España, de un punto indeterminado del sur de Castilla, en la comarca de la Mancha Conquense, ¿quién chorra va a pensar que ha sido de Pinarejo?
El lanzamiento estaba programado para el catorce de abril, pero todo se nos ha ido complicando más de lo debido. Por último, un fallo de previsión, deberíamos haber contado con el amigo Sepeño para el diseño del motor de hidrogeno.  Todos estábamos de acuerdo que con carburo sería suficiente para llegar a la luna. De todos modos, no toda la culpa fue nuestra, es cierto que teníamos programado que antes de salir de orbita diese dos vueltas a la tierra, dio casi tres.  En realidad, debemos decir que la culpa es toda de los americanos y de su presidente.  Tienen la psicosis metida en el cuerpo del independence day,   y cuando paso por tercera vez por encima del territorio de EE.UU, antes de salir en dirección a la luna,  fue interceptado por varios cazabombarderos, y como habíamos puesto las fechas de las dos fiestas de Pinarejo, el 5 de febrero y el 11 de septiembre, ya les entró la psicosis total. Bomba va y bomba viene contra el pobre Carburo III º.   Parece ser que le dieron varios avisos, pero el mono ni puto caso, al final dispararon y claro la hojalata y el latón, aunque de buena calidad se fundió, lo único que quedo sano fue el carburo de tres metros que era donde iba el mono.
Casualidades de la vida, el Carburo fue a caer en el mismo jardín de la Casa Blanca, sí donde está el loco de Trump.
—OVNI, OVNI — gritaban todos asustados.
Trump salió subiéndose los calzoncillos con la bandera americana a media asta, y haciéndose sus necesidades en ellos, dicen, que una semana después todavía no puede controlar la cagalera. Melania, que estaba en “Niuyork”, acudió a “Güasintón”, vestida de luto, dispuesta a proclamarse reina regente. Al final se llevó una desilusión cuando sus asesores le dijeron que EE.UU. era una república.  
Y es que los americanos no tienen ni idea de lo que es un carburo. Lo más grave fue la subida de todas las ratas de alcantarilla a la superficie, y de todas las ratas de superficie a las alcantarillas de sus lujosos refugios anti nucleares.  Fue tal la descomposición de cuerpo de los multimillonarios de Wall Street, de “Niuyork” y “Güasintón” que todas las alcantarillas quedaron colapsadas.  A todo esto, Ulogio, el pobre mono, sin poder salir del Carburo III º. Automáticamente comenzaron los bombardeos sobre el Carburo sin dar tregua a que el pobre mono pudiese salir. Los muy ignorantes pensaban que se trataba de una invasión, murciana o marciana, no sé bien inglaterro y no lo he podido traducir bien con el google traslator, hasta ahí llega mi ignorancia.
Menos mal que, al pobre mono, se le ocurrió abrir la escotilla y sacar la bandera blanca, bueno es un decir, se le había acabado el papel higiénico y algo tenía que usar el pobre.  Al instante estaban siete brigadas de marines recién llegados de Afganistán, Siria e Irak. Al ver al pobre mono, ondeando la cagada bandera, tan mono y asustado, que le comenzaron a hablar como si fuesen indios de películas de los años 60.
—Nosotros ser marrines amerricanos, amerricanoooos. ¿Qué planetaaaa, venir tú? ¿Cuál galaxiaaa procedeees?
La cuestión que, tras paparse las narices, adoptaron al mono como si fuese ET, hasta comprobaron que no tenía linterna en el dedo índice, ni sabía montar en bicicleta.  Lo llevaron ante Trump, y el taparse las narices, no fue suficiente.
No sé si es conveniente reclamar el mono, que por otra parte lo han llevan de televisión tanto por “Guasintón”, como “Niuyork” y “Dalas”, han dicho que lo van a llevar a Las Vegas, y Ulogio se ha puesto muy contento, pues creía que lo traían para casa.  Al final, tras ver que no era un extraterrestre, lo han encerrado, al pobre, en una jaula del zoológico de “Guasintón” con seis monitas, así que ya no se pelara el plátano.
Habíamos pensado reclamar el mono, pero al final, por no tener que pagarle el papel higiénico a Trump, mejor no.  Tampoco reclamaremos el carburo, al fin y al cabo, ya lo dábamos por perdido, y tenemos ya casi listo el que saldrá el año que viene, Pinarejo debe marcar un hito en la carrera espacial.
Hemos invitado a todos nuestros gobernantes, incluida la Casa Real, para el viaje inaugural del próximo año, para que ocupen el puesto del mono. No sé, si los invitados acudirán al viaje, porque lo normal es que no regalen un viaje a luna con todo el papel higiénico gratis. Eso sí, el viaje de regreso no lo tienen garantizado, ese que lo paguen con lo que tienen en el extranjero, o a unas malas, que se queden allí y colonicen Selene.

©Paco Arenas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...