lunes, 19 de junio de 2017

TENGO LA SOLUCIÓN PARA EVITAR MÁS MUERTES DE TOREROS.



 Resulta triste la muerte de personas jóvenes cuando se encuentran en la flor de la vida, tal y como puede ser la muerte de un torero, la de un albañil, la de fontanero, chófer, minero, o tal y como ocurre con las mujeres víctimas de violencia machista. Nadie puede ni debe alegrarse de la muerte de un ser humano, tampoco debiera disfrutar de la tortura y muerte de un animal inocente.  

En los últimos meses han muerto dos toreros, a los cuales se les han rendido todo tipo de honores de todo tipo, incluso por parte de Felipe VI, lo cual respeto, no voy a cuestionar si se lo merecían o sí no, pues siempre resulta triste la muerte de cualquier ser humano.
En el mismo periodo han muerto más de treinta mujeres asesinadas por sus parejas, y un número indeterminado de criaturas inocentes, ante la indolencia y "pasotismo" de las instituciones, de todas, Felipe VI, ni tan siquiera mencionó el terrorismo machista en su discurso de Navidad.  El ejecutivo, lleva "toreando" a las mujeres maltratadas, desde que tomo posesión la primera vez, rebajando el presupuesto de manera salvaje, y prometiendo llevar a cabo una reforma de la Ley Integral de Violencia de Género, que nunca llega, pese a que todos dicen condenar el terrorismo machista. 

Las decenas de obreros que han muerto por la presión a la que están sometidos desde que se dictará la criminal reforma laboral, no aparecen por ningún sitio, ni siquiera en las esquelas de los diarios, porque hay que pagarlas, y si no tienen, en muchos casos, sus familias para comer, mucho menos para pagar esquelas, esos muertos no le importan a nadie, salvo a sus familias.

En España, para el Régimen, para las instituciones, y la prensa hay muertos de primera, de segunda y hasta de décima. Una VERGüENZA.

  Cada vez que sucede un hecho tan lamentable como es la muerte de un torero, (con todos mis respetos, y sin alegrarme de la muerte de ningún ser humano, vaya esto por delante). Debo decir que  que resulta también indignarte, que desde los medios de manipulación masiva se haga tanta propaganda mediática sobre lo que cuatro supuestos "antitaurinos" dicen, se oculte lo que dicen algunos "ilustres" taurinos, supuestos “maestros”, tan miserables, o incluso mucho más que las de los supuestos "antitaurinos", y se haga una apología criminal de la tortura en la plaza, además de generalizar de manera miserable llamándonos "gentuza" a todos quienes estamos en contra de esa supuesta "Fiesta Nacional".

Hablan de respeto a la "Fiesta", de que todos tienen la opción de acudir o no acudir a la plaza ¿cómo? Al toro no le dan la libertad de acudir o no a la plaza al cadalso.  El torero no lucha en igualdad, se enfrenta al toro con señuelos y engaños, se sirve de su supuesta "inteligencia"(en muchos casos más que dudosa). Además de la semi ceguera natural del toro, en algunos casos echan parafina en los ojos, para que esté más ciego todavía, y así torturarlo con mayor impunidad, o le afeitan las astas para que tenga mayor dificultad para defenderse.

El toro nunca gana, está condenado a muerte de antemano. Y si por una extraña casualidad vence en la pelea, su destino es todavía más trágico: el ganadero responsable del astado debe sacrificar a la madre del animal y toda su familia o reata, tal como se llama en el argot taurino.

Que el toro salga victorioso, se considera un desprestigio hacia su casta, algo muy negativo, algo extraño si se habla y elogia la bravura del animal, es como si lo que con la boca pequeña elogian, con la mente condenasen. El mundo del toro quiere animales mansos que parezcan bravos, al igual que los malos e ineptos legisladores que elogian los valores del pueblo para mantenerlo sumiso ante el señuelo de patrias banderas.

Para evitar la lamentable muerte de más personas, hay soluciones factibles y que nos honrarían como país y como cultura milenaria, la abolición de las corridas de toros, o al menos que la tortura animal dejase de estar subvencionada con dinero público, con lo cual también dejarían de existir las corridas de toros, pues el mundo del toro sobrevive gracias al dinero que se sustrae a la cultura.

Si no hay subvenciones, no hay corridas, a la vez hay muchísimo más dinero para subvencionar la cultura real, y se evita, además de la tortura y muerte de inocentes animales, la de los toreros. Quienes realmente amamos a los toros, aportamos soluciones para evitar la muerte innecesaria de los toreros, porque no nos alegramos de ninguna muerte, ni la de los toreros, ni tampoco la de los toros. 

Lo dejo ahí, a ver qué valiente legislador recoge el capote. Aunque viendo como está el mundo de los legisladores patrios, si ya cuesta mucho suponer que son honrados, pedirles que además sean valientes es como pedir peras al olmo. Por desgracia, me temo que son tan valientes como honrados


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...